26 Junio 2020

Colombia sin mundial, ahora a mirar a la liga

Posted in Deportes

Colombia sin mundial, ahora a mirar a la liga

La Copa Mundial Femenina de Fútbol de 2023, se llevará a cabo en Oceanía, en los países de Australia y Nueva Zelanda. Así se determinó por medio de una votación con el Consejo de la FIFA. Colombia era la segunda opción.

Por. Daniela Sánchez Martínez y Juan Sebastián Rodríguez Micán

El pasado jueves 25 de junio se eligió la sede que acogerá el mundial de fútbol femenino de mayores en el año 2023. Colombia seguía con una firme candidatura, después de que países como Japón y Brasil retiraran su candidatura, por lo que la única competencia que le quedaba a nuestro país era la postulación conjunta entre Nueva Zelanda y Australia, que desde el informe previo ya contaba con el puntaje más alto, obteniendo un 4.1 sobre 5 contra un 2.8 de Colombia.

Los principales argumentos que pesaron para que los dirigentes de la FIFA tomaran esta decisión fueron: la falta de infraestructura, precario sistema de salud y seguridad. En cuanto a la infraestructura, la polémica se dio porque en Colombia no hay un estadio que tenga la capacidad de acoger a 55.000 personas, que es el número mínimo requerido para una final. Por otro lado, la evaluación del sistema de salud y seguridad en Colombia, arrojó algunas conclusiones por parte de los dirigentes, que expresaron que no había garantías gubernamentales en caso de inconvenientes. Además, el aspecto comercial y climático también fueron otros factores que influyeron en la puntuación.

Sin embargo, desde la Federación Colombiana de Fútbol, se destacaron los anteriores eventos futbolísticos que ya habían sido llevados a cabo en Colombia, como el Mundial Sub-20 2011, Mundial de Futsal 2016, Preolímpico Sudamericano Sub-23 2020, y como próximo torneo, la Copa América 2021 que será acogida entre Colombia y Argentina.

Pese a este intento, los argumentos no fueron suficientes para que nuestro país fuera el ganador en la votación que hizo la FIFA  por medio de una videoconferencia. La modalidad es diferente a la elección de la sede para el mundial masculino, en la que tienen participación todas las asociaciones afiliadas a la FIFA; en el caso del mundial femenino, solo el Consejo de la misma entidad, que está conformado por 37 miembros, debe tomar la decisión. De esos 37 votos, 22 votos fueron para la región oceánica, y solo 13 para Colombia.

Los votos obtenidos por Colombia se repartieron entre 4 que la Conmebol aportó, y 9 de la Uefa, con la que anteriormente ya se había acordado el apoyo. En cuanto a los países de Oceanía, obtuvieron los votos de Asia, Oceanía, África y la Concacaf.

Parte de la victoria de Oceanía, puede deberse al avance que ha tenido tanto Nueva Zelanda como Australia al hablar de fútbol femenino, pues por un lado, el país australiano lleva más de 10 años disfrutando de una liga femenina, pues esta se creó desde el 2008. Por su parte, Nueva Zelanda, no se queda atrás y es uno de los primeros países con tener liga femenina de fútbol, desde el 2002 viene rodando el balón para ellas, con la inauguración de la Nation Women’s League. Dos ejemplos que sirven para mostrarle a un país como el nuestro, el cual tiene su propia liga desde el año 2017, que es necesario apoyar el fútbol femenino, teniendo una continuidad en los torneos locales para que con el tiempo que obtengan éxitos a nivel internacional y de esta manera ganarse un nombre a nivel mundial. 

Por ahora, el nivel del fútbol femenino colombiano, ha sido muy alto, a nivel nacional e internacional, pero desde el año pasado, específicamente el 30 de septiembre, fecha de la final disputada entre Independiente Medellín y América de Cali,  no rueda el balón para las mujeres futbolistas, y aún sigue un poco borroso el panorama para lo que resta del 2020.

A pesar de estas dificultades que vienen acompañando el fútbol femenino, con el hashtag #QueremosElMundial, Colombia se  ilusionaba con la realización de este gran torneo mundialista, sin embargo, no faltaron las críticas por parte de varios periodistas e incluso de medios internacionales, como es el caso del diario The Guardian, el cual reprochó el hecho de que Colombia se postulara para acoger la Copa Mundial Femenina, cuando no se cuenta con una liga profesional estructurada de la manera en que debería. En palabras de la periodista Suzy Wrack, periodista del medio y especialista en fútbol femenino, se dió a entender su descontento por la candidatura colombiana. “No estoy en desacuerdo con que sería muy beneficioso para las futbolistas femeninas en Colombia. Pero no creo que el Mundial deba darse a una federación que ha mostrado tan poco apoyo al fútbol femenino y ha mostrado pocas señales de que eso haya cambiado en los últimos meses".

Ahora bien, después de que se oficializara la realización del torneo en el continente oceánico, varias de las futbolistas colombianas, también se pronunciaron, dándole la razón a Wrack, pues aun con los deseos de Colombia fuera el país que acogiera esta cita futbolística, también tienen claro, que la falta de apoyo, la corta duración del torneo nacional, entre otros aspectos fueron un catalizador para que la decisión de la FIFA, beneficiara a los otros candidatos. Sin embargo, también esperan que este hecho sea el inicio de un cambio positivo para el fútbol femenino: “Esperamos que así como quisieron tener aquí el mundial, también quieran potencializar la liga femenina, que tenga una duración más larga y así poder apoyar a todas las jugadoras que estamos en este camino”. Fueron las palabras de Sara Pulecio, jugadora profesional colombiana.

Así, como ella fueron muchas las deportistas que se expresaron pidiendo un mayor compromiso en pro del fútbol femenino colombiano, no solo para las futbolistas profesionales, sino también para las categorías inferiores con el fin de que las niñas que sueñan con ser futbolistas, puedan ver su futuro como una realidad. Así lo expresó la jugadora María Morales “Podríamos evidenciar cuáles son las falencias que tenemos como organización para poder empezar a implementar planes y empoderar a diferentes personas en pro de mejorar, para que haya buenas categorías y escuelas de formación de divisiones menores”

Por último, la capitana de la Selección Colombia, Natalia Gaitán, les hizo una invitación no solo a las grandes organizaciones y entidades deportivas, sino a todos los que hacen parte del entorno del fútbol femenino, para que el desarrollo del mismo en Colombia, sea evidente. “Quiero invitar a que todos con comprometamos, para que nuestras palabras se conviertan en acciones. Desde la Federación, Dimayor, Ministerio del Deporte, patrocinadores, periodistas, aficionados y jugadoras, todos trabajemos de la mano para que podamos habla de un desarrollo del fútbol femenino en Colombia, y para que haya mayores posibilidades para todas las niñas que sueñan con ser futbolistas”.

De esta manera, aunque el país cafetero pierde una oportunidad para mostrarle al mundo que en Colombia estamos preparados para realizar eventos de esta magnitud, se alzan de nuevo las voces de las deportistas, con la esperanza de que esta iniciativa sirva para abrir las puertas a la mejora de la infraestructura de nuestros estadios, así como a un mayor compromiso con nuestra propia liga femenina, para que en un futuro cercano, con un panorama mucho más claro, Colombia se vuelva a postular para ser sede de una de las justas más grandes del fútbol mundial. 

Compartir esta página